domingo, 30 de agosto de 2009

Violencia vecinal

Srs. Políticos y Gobernantes de España:

La violencia doméstica se puede dividir en dos grandes grupos “violencia de genero” y “violencia vecinal”.
A la violencia de género ahora se le va viendo la luz al túnel, después de haber habido muchas víctimas, es decir se está tomando conciencia y se le están poniendo los medios necesarios y rápidos para que no haya consecuencias violentas, es decir prevenir antes que curar, como debe ser.
Por tanto en este escrito me voy a referir a la violencia doméstica vecinal, por tratarse de unas víctimas que están en pañales con respecto a las actuales víctimas de género.
Dentro de la violencia domestica vecinal que la podíamos también dividir en varias ramas, me voy a referir a la violencia doméstica vecinal producidas por molestias constantes e injustificadas, vejaciones y provocaciones de vecinos, pero dentro de esta división me voy a referir a las que son y pueden ser producidas por cualquier vecino colindante superior.
Hay que decir que en toda vivienda y que la gran mayoría están dentro de bloques de viviendas, excepto la última planta todas las demás siempre tienen un vecino de arriba.
Esto significa que la mayoría de los ciudadanos están expuesto a tener esta violencia domestica vecinal por su vecino superior al menos. Es decir están expuesto muchas mas personas a una violencia doméstica vecinal que a una violencia domestica de genero.
De hecho si se contabilizaran los delitos incluso de muertes producidos por esta violencia domestica vecinal serian aun mayores que los producidos por la violencia domestica de genero.
También hay que decir que dentro de esta violencia domestica vecinal el factor principal que puede y produce dicha violencia esta en las molestias por ruidos.

Se habla de las víctimas del ruido en las ciudades pero no se habla para nada de las víctimas del ruido producido por vecinos.
Hay que decir que las víctimas del ruido producidos por vecinos aun están mas desamparadas, dejan menos rastro para poder demostrar y se sufren en solitario, siendo estos ruidos vecinales mas grave puesto que son mas constantes y se pueden sufrir las 24 horas durante los 365 días del año.
Hay que decir que siempre se nos habla de que tiene que haber una determinada cantidad de decibelios para calificar de molestias los ruidos, y eso es una aberración.
Por poner un ejemplo, un vecino de arriba te puede tirar al suelo constantemente una bolita pequeñita de collar, tanto de día como de noche (mas de noche) y te puede reventar, y a lo mejor si mides no llega ni a 10 decibelios.
Hay que decir también que las molestias vecinales que producen molestias injustificadas por ruidos se califican en dos, las producidas por ruidos aéreos y las producidas por trepidación o impactos en el suelo. Siendo mas grave y dejando menos rastro la de impactos, y además a la familia del que las produce no les repercute. También hay que añadir gravedad cuando no solo es un miembro, sino toda una familia la que produce las molestias y mas aun cuando se producen entre las 0 y 8 horas.

Se dice que las víctimas del ruido sufren estrés y rinden menos. Eso es una verdad como un templo, pero se quedan corto, puesto que había que agregar también que violan los derechos fundamentales a la salud a la intimidad personal y familiar, a la inviolabilidad del domicilio, a la integridad física y moral, al derecho al un medio ambiente adecuado, a las garantías de las libertades y derechos fundamentales y todo ello recogido en artículos de la C.E.
Hablando de la gravedad de la violencia domestica vecinal hay que añadir que después de todos estos derechos que le ampara a los ciudadano, los que sufren molestias por ruido, están des asistido tanto administrativa como penalmente.
En primer lugar la policía local no asiste cada vez que se le reclama, tampoco actúan de oficio pudiéndolo hacer una vez demostrado las molestias.
Los ayuntamientos tanto en su vía de medio ambiente como en los alcaldes no toman ninguna actuación al respecto.

El Defensor del Pueblo entra cuando hay una dejación administrativa y es engañado por los Ayuntamientos, argumentándoles que no ha habido entrada de denuncias por ruido, menos mal que el denunciante guarda las denuncias y le puede demostrar al Defensor del Pueblo que el Ayuntamiento les ha mentido, pero ahí queda todo.
Demostrado que por esta violación de los derechos fundamentales se puede actuar por vía penal, lo cierto es que todas las denuncias por esta vía son archivadas constantemente incluso las que se fuerzan a que lleguen a la Audiencia Provincial, derivando la acción a la vía civil y muy especialmente a través de las Comunidades de Propietarios, de esta misma opinión es, el Fiscal de Medio Ambiente.
En primer lugar la vía civil es y puede salir muy costosa y difícil la demostración de los hechos y prácticamente hay que estar muerto para que haya sentencia favorable que permita una indemnización, cuando lo que realmente necesita el afectado es que le quiten el ruido lo antes posible.

Los legisladores y la administración con tal de desabastecer de denuncias la jurisdicción penal, aplican que se resuelva estos casos con el art. 7.2 de la Ley de Propiedad Horizontal, pero choca con la realidad de las Comunidades de Propietarios, ya que para que tenga efecto las acciones judiciales por parte de la Comunidad contra vecinos molestosos, se tiene que demostrar que se están produciendo de nuevo dichas molestias después de ser requerido el vecino de su inmediata cesación de las mismas.
Y ahora como y cuando levantas de la cama a un vecino para que compruebe dichas molestias y que se comprometa a ser de testigo.

Total que después de la penuria de llevar años soportando molestias y provocaciones, después de haber denunciado por activa y por pasiva, lo único que queda es seguir sufriendo en soledad dichas molestias injustificadas y pidiendo que no se produzca una violencia domestica vecinal, ya que hay que entender que se sigue entrando y saliendo por la misma puerta, todos los componentes de la familia.

Otra solución seria hipotecarse de nuevo con la posibilidad de que te vuelva a caer otro energúmeno por vecino y se vuelva a repetir la historia.
Luego esta no es la solución, para empezar, al menos, a la violencia doméstica vecinal se le debería dar las mismas soluciones y posibilidades que se le esta dando a la violencia doméstica de género.Ahora si lo que queremos son muertos, para después poner medidas, nos podíamos haber ahorrado al menos, la tinta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada